Cambio Base Cotización Autónomos Asesoría Madrid
El 30 de junio finaliza el segundo período anual para que los autónomos cambien su base de cotización.
12 junio, 2019
Ley de la segunda oportunidad en Madrid Asesoría Madrid

Ley de la segunda oportunidad en Madrid Asesoría Madrid

La Ley de Segunda Oportunidad, entre otras cuestiones, aborda lo que ha dado en llamarse “el mecanismo de segunda oportunidad” que no es otra cosa que la posibilidad de la exoneración del pasivo insatisfecho o “el perdón de las deudas” a personas físicas, deudoras “de buena fe”.

La finalidad de esta ley es permitir que una persona física, consumidor, autónomo, a pesar de haber tenido un fracaso económico empresarial o personal, tenga la posibilidad de encarrilar nuevamente su vida sin tener que arrastrar indefinidamente la carga de una deuda que nunca podrá pagar.

Ley segunda oportunidad para autónomos

La Ley de la Segunda Oportunidad abre el panorama de los deudores y acreedores, generando un marco de seguridad y justicia para que las partes involucradas en torno a la deuda, lleguen a una resolución exitosa.
Está dirigida a particulares y autónomos para que puedan superar sus problemas económicos, de una manera efectiva y definitiva.

Ley de segunda oportunidad para personas fisicas

Gracias a la Ley de la Segunda Oportunidad, en España hoy es posible resolver el conflicto de las deudas impagadas, frenar situaciones de embargo de nóminas, así como desterrar toda posibilidad de acoso por parte de los acreedores y, en resumidas cuentas, tal y como lo dice su nombre, tener una Segunda Oportunidaddefender tus derechos, empezar de cero y retomar las riendas de la propia vida.

Abogados para: ley segunda oportunidad

En sí misma la ley contiene todo lo necesario para ofrecer soluciones, pero para hacerla aún más potente y efectiva, hemos detectado la necesidad de crear un puente que una a las personas y los profesionales capaces. Este puente somos nosotros. Tu Segunda Oportunidad genera ese vínculo, pone esta herramienta al alcance de todos aquellos que la necesiten y brinda asesoramiento personalizado, exclusivo y confidencial.

En 2003 se promulgó la Ley 22/2003, Ley Concursal o de Insolvencia que actualiza el anticuado procedimiento de insolvencia de España. Las leyes anteriores, que se pensaban como “temporales”, eran de 1885 y 1922. El calendario de la ley no podría haber sido mejor, ya que poco después de su aprobación, la economía de España sufriría una severa recesión llevando a miles de empresas a la insolvencia.

El Real Decreto-Ley 1/2015, de 27 de febrero, modifica diversos aspectos de la Ley de Insolvencia (IL) española con el fin de resolver los problemas de sobre-endeudamiento de los particulares, concediéndoles una segunda oportunidad mediante la cancelación de las deudas que no pueden pagar si se cumplen algunos requisitos.

¿Quién puede beneficiarse de la Ley de Segunda Oportunidad?

Deudores de buena fe; es decir cualquier persona que quisiera poder poder pagar sus deudas pero que no puede. Profesionales autónomos, hombres o mujeres de negocios o directores (autónomos, empresarios, directores, miembros del consejo de administración …) que invirtieron todos sus activos en un proyecto profesional o empresarial y que han sido objeto de un concurso de acreedores , liquidación y / o cierre, o que simplemente no han podido beneficiarse de los fondos líquidos que habían anticipado y que ahora tienen que pagar sus deudas utilizando sus propios activos.

El Real Decreto-Ley de “Segunda Oportunidad” ha unificado el régimen para todos los tipos de deudores naturales, sin hacer distinción entre emprendedores y no empresarios, pero insiste en que el deudor pague con sus activos los créditos contra la quiebra y la preferencia de créditos. Por otra parte, el proceso establecido para obtener el beneficio de la remisión de las deudas incluye tantos requisitos y obstáculos que, probablemente, no tendrá ninguna eficacia práctica.

¿Puedo empezar de nuevo, libre de deudas?

Sí, cuando usted ha tratado de pagar la suma adeudada a los acreedores, y usted no tiene más activos o recursos para hacer frente a sus deudas, el beneficio de exención establecido en la Ley de Segunda Oportunidad podría convertirse en definitiva.

A continuación, detallamos los puntos clave de la nueva regulación, en la que no se esperan cambios esenciales al pasar por el procedimiento parlamentario:

La reforma y sus impulsores

Estamos asistiendo a una revisión sin precedentes de la Ley 22/2003 de Insolvencia (IA). Con la reciente aprobación de tres RDL, RDL 4/2014, de 7 de marzo, RDL 11/2014, de 5 de septiembre, y RDL 1/2015, de 27 de febrero), el legislador español pretende lograr tres objetivos principales:

  • Permitir a los deudores para deshacerse de la carga financiera excesiva, convirtiéndola en deuda sostenible que puede ser reembolsado en un escenario realista, lo que permite la supervivencia de las empresas viables. Los legisladores fomentan uno de los tres objetivos clave de los procedimientos de insolvencia españoles: la llamada “continuidad del negocio”. Hasta la fecha, las disposiciones de la AI se centran casi exclusivamente en los otros dos objetivos: el reembolso de los acreedores y, en menor medida, el castigo civil de los responsables de la insolvencia. Con las nuevas enmiendas, estos tres principios están más equilibrados.
  • Honrar un principio inspirador de la legislación española sobre la insolvencia, y ajustar el valor de los privilegios especiales concedidos por los valores reales a los precios reales en el sector inmobiliario después de la recesión económica.

Ley segunda oportunidad particulares

Tras su publicación en el BOE, ha  entrado en vigor la “Ley de mecanismo de Segunda Oportunidad”, reducción de la carga financiera y otras medidas de orden social, popularmente conocida como Ley de Segunda Oportunidad. Dicha ley pretende ser un ligero balón de oxígeno para pequeños empresarios y personas particulares, que de este modo encuentran un vehículo legal en caso de que su aventura emprendedora haya fracasado y no puedan hacer frente a las deudas contraída.

¿Qué es la ley de segunda oportunidad y qué finalidad tiene?

La Ley de Segunda Oportunidad, entre otras cuestiones, aborda lo que ha dado en llamarse “el mecanismo de segunda oportunidad” que no es otra cosa que la posibilidad de la exoneración del pasivo insatisfecho o “el perdón de las deudas” a personas físicas, deudoras “de buena fe”.

La finalidad de esta ley es permitir que una persona física, consumidor, autónomo, a pesar de haber tenido un fracaso económico empresarial o personal, tenga la posibilidad de encarrilar nuevamente su vida sin tener que arrastrar indefinidamente la carga de una deuda que nunca podrá pagar.

¿Cuáles son los requisitos para acogerse al beneficio a la Ley de Segunda Oportunidad?

Una vez que el deudor haya solicitado el concurso de acreedores voluntario, el juez podrá exonerarle de gran parte de sus deudas bajo dos condiciones: en primer lugar, que el propio juez considere que el deudor ya no tiene dinero ni activos para afrontar sus deudas; en segundo lugar, que dicho deudor haya demostrado obrar de buena fe, lo que significa cumplir varios requisitos:

Ley segunda oportunidad requisitos

• Que, antes de acudir al concurso, haya intentado alcanzar un acuerdo extrajudicial con sus acreedores.

• Que no haya sido declarado culpable en el concurso de acreedores. Es decir, que el juez no considere que su insolvencia ha sido provocada adrede por el propio deudor (lo que en los concursos de acreedores tradicionales se denomina ‘administración desleal’).

 Que, en los diez años anteriores a la petición de concurso de acreedores, el deudor no haya sido beneficiado otra vez por la Ley de Segunda Oportunidad y que tampoco haya sido condenado por delitos contra el patrimonio, contra el orden socioeconómico, de falsedad documental, contra la Hacienda Pública y la Seguridad Social o contra los derechos de los trabajadores.

• Que, en los cuatro años anteriores a la petición del concurso, el emprendedor no haya rechazado una oferta de empleo “adecuada a su capacidad”. Este es un punto polémico, ya que la ley no detalla qué requisitos debe tener dicha oferta para considerarla “adecuada a la capacidad” del deudor.

• Por último, aceptar inscribir el beneficio en un Registro Público Concursal. Según el texto oficial, “la obtención de este beneficio se hará constar en la sección especial del Registro Público Concursal por un plazo de cinco años“.

Por tanto ¿Cuál es el primer paso para acogerse a ella?

En primer lugar, el deudor deberá intentar alcanzar un acuerdo extrajudicial con sus acreedores.

¿Hay alguna figura que ayude en la negociación?

Sí. Al ser un proceso tutelado por un juez, el deudor podrá solicitar la ayuda de un mediador concursal, que hará de interlocutor entre el deudor y sus acreedores. Si finaliza el proceso de negociación (de unos dos meses aproximadamente) y no se ha alcanzado un acuerdo, el deudor y el mediador concursal podrán solicitar ante el juez el concurso de acreedores voluntario.

¿Qué hay que hacer para acogerse a esta Ley?

Es imprescindible la participación de abogado y procurador. Se debe presentar la solicitud de dicho beneficio ante el juez que haya conocido el previo concurso de acreedores. Y previamente a todo ello haber intentado, al menos, un acuerdo extrajudicial de pago con los acreedores.
La solicitud del beneficio debe ir acompañado, según los casos, de una propuesta de Plan de Pagos, cuya duración es cinco años y al que el deudor se debe someter.

¿Quedará libre de deudas?

Sí, siempre y cuando la concesión de dicho beneficio lo sea con carácter definitivo y siempre y cuando no tenga el deudor recursos para poder pagar sus deudas.

¿Las deudas desaparecen para siempre?

En realidad, no. Cualquier acreedor podrá pedir al juez la revocación de la exoneración de deudas si, en los cinco años posteriores a la admisión de la ‘segunda oportunidad’, el acreedor entiende que su deudor ha obrado de mala fe o ha obtenido ingresos en negro (mediante economía sumergida). En principio, la ley otorgaba a los acreedores un plazo de cinco años para descubrir estas ‘trampas’ por parte del deudor; sin embargo, el texto final le concede un plazo ilimitado para hacerlo. Si el acreedor pide la revocación de la exoneración de deudas y el juez la acepta, el emprendedor dejará de estar sometido a esta ley y volverá a contraer sus deudas.

CONTACTA CON NOSOTROS

 
 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Call Now ButtonLlamar ahora